martes, 18 de febrero de 2014

Diabetes gestacional.


    La Diabetes gestacional es la alteración del metabolismo de los hidratos de carbono durante el embarazo, en mujeres que previamente no tenían diabetes.

    En el embarazo se producen cambios hormonales importantes, que tienen como objetivo aumentar el paso de nutrientes al feto. Por ello se pueden observar subidas de glucosa, colesterol, trigliceridos en sangre de la madre, de dónde el feto irá absorviendo los nutrientes que precise.  




¿Qué mujeres tienen más predisposición? 

      Aquellas con:

- Antecedentes de diabetes gestacional. 
- Obesidad.
- Mayores de 35 años 
- Antecedentes familiares de diabetes.


 ¿Puede tener repercusiones en el feto? 

      La diabetes gestacional no controlada produce, entre otras complicaciones, aumento del peso fetal. Pudiendo llegar a provocar macrosomía. 
Los bebes, especialmente aquellos de más de 4 Kg en el momento del parto, presentan mayores complicaciones durante el embarazo, y en especial, en el momento de dar a luz. 


  ¿Cómo podemos evitar las complicaciones? 

      El tratamiento incial de la diabetes gestacional, tiene cuatro partes: 

- Dieta 
- Actividad Física 
- Control glucémico 
- Insulina  


      DIETA: 

     La alimentación es similar a la que debería seguir el resto de la población, con las siguientes puntualizaciones. 

     A. - Reparto de comidas a lo largo del día: Mejor 5 o 6 comidas al día. 
Es preferible evitar las comidas muy abundantes y repartir la comida a lo largo del día. Incorporando ingestas a media mañana, media tarde y si transcurren muchas horas entre cena y desayuno, también en postcena. 

     B. - Evitar consumo de dulces, azucar, bollería, bebidas azucaradas, alcohol.
Moderar el consumo de hidratos de carbono: arroz, pasta, legumbres, patata, pan principalmente. Mejor si son integrales. Evitar las frutas más ricas en azúcares: higo, uva, datil, almibar, zumos envasados. 
Si existe sobrepeso: evitar comidas grasas e hipercalóricas, como salsas, embutidos...


      ACTIVIDAD FÍSICA: 

     Salvo que el ginecólogo nos diga lo contrario, debería intentar caminar todos los días. 
A ritmo suave: 30-60 min/día. 



      CONTROL GLUCÉMICO: 

      El diagnóstico de diabetes gestacional suele hacerse al confirmar una sobrecarga de glucemia alterada, pero lo que realmente nos interesa son los controles que la madre está teniendo con sus comidas habituales. 
Por lo que es fundamental realizarse controles antes y después de las comidas. 

     Valores normales de glucemia: 

            Antes de Desayuno, comida y cena: < 95 mg/dl.
            Una hora después de Desayuno, comida y cena: < 140 mg/dl. 



      INSULINA: 

     Si a pesar de llevar una buena alimentación y actividad física, persisten cifras de glucemia elevadas, sería preciso añadir insulina al tratamiento.