jueves, 26 de junio de 2014

Algoritmo diagnóstico en el Pie Diabético

  Esta semana en la Revista Espacio Diabetes he leído un artículo muy interesante sobre diagnóstico y actuación en el pié diabético




  Lamentablemente, tras buscar un link on-line al artículo, no lo hemos encontrado. Por lo que nos vamos a tomar la libertad de resumir los datos principales.


¿Qué es el pie diabético?

Es la ulceración, infección y/o grangrena del pie asociada a neuropatía diabética (fallo sensitivo) + enfermedad arterial periférica (fallo de vascularización).


¿Cuáles son los factores agravantes?

La enfermedad vascular periférica.
La infección asociada.

La presencia de estas, es pronóstica y aumenta la probabilidad de amputación.


¿Qué debemos valorar ante una úlcera del pie diabético?

1. - Screening Neurológico
La valoración sensitiva de ese pie, se realiza a través de monofilamento, biotensiómetro y Neuropad (función sudomotora).

2. - Screening Vascular
Inicialmente valorar la presencia de pulsos distales: Pedio y tibial posterior.
Si no aparecen, hay que realizar Índice Tobillo Brazo

Estos dos screnning nos van a permitir catalogar la úlcera como de etiología neuropática y la necesidad o no de revascularización.

3. - Descartar infección:

¿Cuáles son los signos clínicos de infección?

-  Los principales son : Eritema, dolor, inflamación, aumento de la temperatura, descarga purulenta e induración.
  La presencia de infección condiciona siempre la necesidad de antibioterapia +/- desbridamiento, que en caso de infecciones moderadas, hay que hacer de forma urgente.

  No hay que olvidar el riesgo de osteomielitis, y ante su sospecha, realizar Probing to bone y Radigrafía simple.
  Si estos dos son positivos, es diagnóstico; y en función de su situación habrá que valorar cirugía conservadora o antibioterapia 90 días.


¿Cuáles son los pilares del manejo de la úlcera neuropática no complicada?

  Como hemos dicho antes, se considera no complicada a la ausencia de enfermedad vascular periférica y ausencia de infección.

Los dos pilares del manejo, son:

- Desbridamiento:
Quirúrgico en pacientes con buena vascularización 
Autolítico o Enzimático: Si compromiso vascular

- Descarga de la úlcera.



  Para terminar y para aquellas personas que puedan acceder al artículo, merecen la pena sus tres esquemas, pues en un vistazo rápido puede uno orientar la actitud y manejo del tan temido, y por desgracia frecuente,  pie diabético.